Seguidores

Slider automático cabecera

martes, 1 de noviembre de 2011

El Granada tumba al "sólido" Sevilla (1-2)

El Sevilla FC cosechó ayer su primera derrota liguera tras diez partidos y lo hizo en su propio estadio y ante el colista de la clasificación, el Granada, que a falta de un cuarto de hora para la finalización del encuentro aún perdía por un gol a cero, teniendo a su portero Roberto, como su mejor hombre.

El equipo de Marcelino ya había amagado en perder su primer partido el martes pasado con el Racing de Santander, también en Pamplona, incluso con el Sporting de Gijón en casa. Como no podía ser de otro modo y como se encarga de vaticinar el equipo sevillista partido a partido, iba a ser un equipo menor el que tumbase a los de Marcelino.

Cuesta explicar muchas cosas del partido de ayer, resultado aparte.

A los cuarenta segundos de partido te pones por delante tras cazar Manu del Moral un rechace del portero tras jugada de Navas y disparo de Cáceres. El Granada parece acusar el golpe y Manu vuelve a tener el segundo en sus botas pero lo ataja el portero. Pues es entonces cuando aparece el efecto gaseosa y el Sevilla FC desaparece en el minuto quince de partido. ¿Por qué? Pues, sinceramente, no tengo ni pajolera idea. Entre que se asientan los visitantes y que damos un pasito atrás, es brutal el dominio "granaíno" aunque llevando poco peligro a la portería de Javi Varas. En esa última media hora de la primera mitad, somos incapaces de tener el balón. No aparecen ni Rakitic, ni Trochowski, ni Kanouté, ni Manu, ni tan siquiera un desconocidísimo Navas

Tan sólo un "pitbull" endiablado, como la noche de Halloween, Gary Medel, es el que pone el par de bemoles suficientes para robar un balón tras otro y sostener a su equipo. Grande el chileno, enorme su casta y coraje en el día de ayer, jugando incluso por delante de Rakitic en la elaboración de juego. La pena es que el pequeñito centrocampista no estuviese acompañado por nadie más, excepción hecha de las ganas alocadas que puso el uruguayo Martín Cáceres.

Tras volver del descanso, me quedo expectante viendo a Armenteros listo para entrar al terreno de juego. El argentino había estado calentando desde el primer cuarto de hora. Me sorprende, y así lo digo, que sea por Kanouté. Supongo que serán problemas musculares del malí, que precisamente había descansado por sanción el martes pasado. Todo lo que aún pueda aportarnos Kanouté será bienvenido, pero no podemos perder al gigante de Mali, nuestro Dios en estos últimos años, cada vez que comience a rodar el balón, porque lo que sí está claro es que sin Negredo y sin Kanouté, un partido tras otro, va a ser muy difícil hacer goles, que es lo que te termina dando puntos.

Comienza la segunda mitad el Sevilla FC con ganas definiquitar el encuentro y dispone de cinco o seis clarísimas ocasiones de gol, una de ellas triplemente desbaratada por Roberto, el héroe de la noche. Primero Navas, luego en el rechace Manu y, finalmente Trochowski con toda la portería para él, son incapaces de hacer el segundo tanto. También es incapaz de hacerlo Jesús Navas en remate de cabeza prácticamente sólo en el área pequeña. Parece que el partido está controlado, aunque no cerrado, cuando se alcanza el ecuador de la segunda mitad.

Y para mí, el punto de inflexión aparece en una jugada absurda en la que tocando y tocando para atrás los defensores del Sevilla FC, incomprensiblemente terminan mandando la pelota a córner, cuyo lanzamiento ofrece a Uche la posibilidad de marcar a puerta vacía y sin embargo la manda a las nubes. No sé si comienzan a aparecer los nervios, no sé si comienza a aparecer de nuevo el efecto gaseosa o no sé si empieza a llegar el cansancio. Lo que sí sucede es que ya el Sevilla FC no se va a volver a recuperar en lo que resta de partido, un encuentro que debió ganar ayer si acierta con las ocasiones que tuvo, independientemente del pobre juego ofrecido.

Y en estos momentos es cuando uno mira al banquillo. Hacía ya rato que miraba hacia el palco y retrotraía mi memoria hasta el mes de agosto pasado y me preguntaba una y otra vez que hacíamos jugando sin referencia alguna arriba. Me revolvía el estómago cuando Manu caía a banda y veía entrar a rematar al punto de penalty, de cabeza, al mismísimo Gary Medel con su escaso 1,60 m.

Y decía que uno mira para el banquillo, hacia Marcelino, no para reclamarle el protagonismo de Alexis, Coke o Luna, sino que teniendo a un jugador como Campaña, si no has podido resolver el encuentro, dale cabida en el equipo retirando a un desdibujado Rakitic o a un perdidísimo Trochoski en la mediapunta desde que se fuera Kanouté. Pues ni una cosa ni la otra. Esto sumado a que no confía en Luis Alberto, provoca que vayan pasando los minutos y que el técnico asturiano no mueva ficha.

El partido se convierte en un ida y vuelta peligrosísimo donde puede marcar cualquiera. Es en una contra, donde un mal despeje de Spahic, impropio de su experiencia, le deja el balón a Ighalo que dispara al larguero para que Geijo cace de cabeza el rechace y empate el choque en el minuto 78. Ver para creer, pero vaticinable desde hace varias semanas. No aparece el salvador Javi Varas, y salen a relucir los vicios ocultos o tapados que tiene este equipo en la elaboración de juego y en la contundencia defensiva, en los encuentros que lleva disputados tanto dentro como fuera del Ramón Sánchez Pizjuán.

Papeleta fea para el aficionado, que veía muy difícil volver a encauzar el partido a falta de  diez minutos, con lo que se había perdonado de cara a gol y sin haber realizado un buen encuentro. Pues aún se me queda más cara de asombro cuando ahora, justo con el empate del Granada, Marcelino decide mover ficha y dar entrada a Luis Alberto (en el que no confía) por Trochowski. Repito, no confía en él, lo lleva porque no dispone de más atacantes y tenía a Negredo y Kanouté lesionados. Esto lo percibe hasta una estatua de mármol. No se puede estar más lento en los cambios y sustituir futbolistas para parchear o encomendarse al milagro. ¡Que perdimos ayer y nos quedamos con un cambio sin hacer!. Que no hablo de los Luna o Alexis, sino que Campaña se quedó sin poder aportar su granito de arena cuando Medel se había fundido y el croata Rakitic permanecía muy cansado en el césped y sin haber realizado un gran partido.

Pues algunos casi tienen suerte en la vida. Marcelino se encomendó a Luis Alberto y el de San José del Valle la tuvo a bocajarro en el min.88, pero su disparo casi a puerta vacía, lo evitó Roberto con el pie, ya que se había tirado al otro lado. Pudo ser, pero no llegó. Manu hizo ayer su golito, pero sin Kanouté y Negredo no hay quien marque en este equipo. Al menos, como mal menor, el jienense Del Moral está apareciendo.

Pues con el empate en el bolsillo, se monta una contra del Granada, con un Medel fundido y más que justificado, y a falta de un minuto, uno sólo después de la ocasión citada de Luis Alberto, Mikel Rico desde la frontal hace el 1-2. Ver para creer. Se vaticinaba y llegó.

Los cuatro goles de costumbre que no nos hizo el Barcelona, nos lo metieron los colistas Racing y Granada en nuestro estadio. Seis puntos que se preveían a priori en esos tres encuentros, se quedan en dos. Casi ná.

No sé si la solución a día de hoy pasa por que vuelva Negredo. Evidentemente es una de ellas y urge recuperarlo, pero los empecinamientos y las cabezonerías no son nada buenas, y cada uno debiera reflexionar sobre ello.

Hay quien dice que el fútbol son resultados. Yo digo que algo más, puesto que de ser sólo resultados, me compraría el periódico al día siguiente y vería como ha quedado mi equipo. Con las victorias caseras y empates a domicilio hablábamos de falta de fluidez en el juego y de un excepcional Javi Varas. Cuando se ha demostrado que el de Pino Montano es humano (y eso que no ha fallado), las carencias relucen mucho más, tanto las del juego como las de la planificación deportiva. 

En este espacio se habló del manido delantero que nunca llegó y del que salió (Rodri), pero también se habló de un segundo central de garantías que nunca llegó, y tras diez partidos viendo a Escudé (jugador que nos ha dado muchísimo pero que empieza a entonar su declive futbolístico), me empiezo a preguntar si el francés, Fazio, Alexis o Cáceres (pasando Coke al lateral) ofrecen garantías suficientes para construir un Sevilla FC sólido y contundente detrás.

Próximo sábado a las 18:00 h (ya está aquí), visitamos al Mallorca de nuestro querido Joaquín Caparrós. Ya veremos con que nos sorprende este inquietante Sevilla. Ya veremos. Luego parón deportivo por las selecciones y recibimos al Ath.Bilbao del "loco" Bielsa. Pasito a paso. Toca ver y esperar.

6 comentarios:

victor dijo...

Dice la ley del fútbol que quien perdona lo acaba pagando. Pues bien, ni más ni menos que eso fue lo que se cumplió anoche. En una segunda parte de buen juego y muchísimas ocasiones (la tripe ocasión es de manu, quien se chupa el tiro desde 35 metros teniendo solo a armenteros, al que le va el rebote y lo para roberto y troshosky con el portero en el suelo no ve nada mejor que mandarla rasa también). Creo que a raiz del corner nos entraron los nervios y provocó que el granada se lo creyese.
Rakitic ayer no desentono, pero si lo vi cansado ya en la 2º parte. Y kanoute, no se que le pasaba, pero en la 1º parte no había visto pelota.

Flamenco Rojo dijo...

Al cuarto de hora de la primera parte ya se tocó el muslo Kanouté por primera vez, lo hizo en más ocasiones...rapidamente empezó a calentar Armenteros, así lo tuvo media hora...No entiendo por qué Marcelino deja al Gran Malí en el terreno de juego tocado, se notó que no se movía en el campo como debía...Por delante digo que nunca he entendido de futbol, y cada vez menos, pero me da la impresión que Marcelino no lee bien algunos partidos...Ayer se vió claramente que ni Rakitic ni Trocho estaban para seguir en el terreno de juego a partir del min. 60...lo que provocó una reacción del público, en particular los de detrás del banquillo, reclamando los cambios que sorprendió al mismo entrenador.

Una pena que se nos hayan ido estos cinco puntos...Miedo me dá pensar que los vayamos a echar en falta para el objetivo champions.

Un abrazo.

Pd. Enhorabuena por el amplio y magnífico post.

AntonioHermi dijo...

Se pueden perder partidos ante equipos teóricamente superiores "llámese Madrid-Barcelona", lo que no puede ocurrir, es que cada vez que llegue el colista de la la Liga, nos haga un encaje de bolillos.

Estos puntos se echarán de falta al final de la temporada.

Saludos.

Julián Ruiz dijo...

A/A Flamenco Rojo
Veo que coindimos en la lectura incorrecta de Marcelino con los cambios. Sigo sin entender el por qué no entra ayer José Campaña en la segunda mitad. Lo veíamos cualquiera de los aficionados que no entendemos de fútbol.

P.D.: Gracias por tus palabras.

A/A Antonio Hermi
Como bien dices, esperemos no echar en falta esos cinco puntos para el objetivo Champions. Aunque esto no ha hecho más que comenzar, así se empieza uno a alejar de sus objetivos poco a poco. Ojalá me equivoque y mucho.

Un abrazo a ambos y gracias por vuestro comentario.

José L. Villa dijo...

Ya te lo dije cuando fichamos a Marcelino, este hombre está acostumbrado a entrenar a equipos de perfil medio/bajo. Y en ninguno de sus equipos ha llevado el peso de los partidos.
Era la única duda que tenía con este entrenador y de momento sigue en su línea.

Cuando hablas del efecto gaseosa no es ni más ni menos que la pérdida del balón, el Sevilla no lo quiere y se lo da al Granada para jugar al estilo que quiere Marcelino. Matar a la contra que es lo que mejor sabemos hacer.
Sólo faltó finalización, porque tuvimos ocasiones para finiquitar el partido claramente.

Por último, he leído en muchos sitios que no gustó el partido de Rakitic.
Para mi fue bastante bueno mientras le aguantó el físico, cerca de 70 minutos. Dió fluidez a la salida del Sevilla, tocó rápido, habilitó a los extremos, hizo buenos desplazamientos en largo, estaba siempre escalonado con Medel para ofrecerse correctamente...yo lo vi bien.
Lo que no debemos es pedirle a Rakitic que haga lo mismo que Campaña, o al revés. Cada uno es de una forma, y nos puede gustar más uno que otro, pero de ahí a decir que jugó un mal partido hay un trecho.

Julián Ruiz dijo...

A/A Jose L. Villa
No sé lo que has leído por ahí ni donde. Yo sólo puse que Rakitic permanecía cansado en el césped y sin haber realizado un gran partido, por lo que no entendí en su momento ni sigo sin entender por qué diantres no entró Campaña, cuando es un jugador, para mí, muy válido.

Me sigue dejando dudas Marcelino en la elaboración de juego ofensivo y en la salida de balón, así como en la lectura del partido y lentitud y desacierto a la hora de realizar los cambios.

Y coincido contigo, que aún con todo esto, pudimos y debimos ganar.

Un abrazo.