Seguidores

Slider automático cabecera

miércoles, 30 de enero de 2013

Más despropósitos en el peor momento

Cuando el Sevilla se encuentra en plena recuperación y cuando parece estar en el segundo mejor momento de la temporada, los despropósitos se acumulan uno tras otro en la planta noble del Ramón Sánchez Pizjuán en el peor momento de los que se podía elegir, justo cuando únicamente se debería de estar hablando del vital encuentro de semifinales de Copa del Rey en el Calderón.

El concepto de planificación de los Monchi, Orta y del Nido ha quedado a la altura del betún con las brutales improvisaciones que se está haciendo desde el club en el mercado invernal.

El motivo, aún siendo exclusivamente económico, cuesta entenderlo y no tiene ni pies ni cabeza.
  • A pesar de necesitar el equipo un defensa central con mando y un delantero que compita con Negredo desde la pretemporada estival, se trae a un innecesario mediapunta bosnio sin entender muy bien a qué motivos obedece. Una vez conocido que el futbolista pertenece a Doyen Sports, todo está más claro.

  • Lejos de venir el defensa central y el delantero, se vende a Diego López (buen fichaje en verano, planificado para ser el portero que abanderase el nuevo proyecto, mal rendimiento el suyo y buena venta en lo económico), y como decía, se traspasa en vísperas de un importante partido contra el Granada (que estaba a tres puntos), con Palop lesionado y a seis días del vital partido de Copa. Las consecuencias ya se conocen: un portero sin experiencia en primera división se alinea bajo palos y otro (portugués), que no conoce a sus  compañeros de la defensa, será el que juegue mañana jueves en el Calderón.

  • A escasas 24 horas para disputar las semifinales de Copa que pueden facilitar el acceso a la Europa League y salvar de este modo la temporada, llega un portero desde Portugal (Beto), para entrenar, montarse en el AVE y alinearse mañana. De verdad que lo más raro que puede pasar con tantas improvisaciones tan brutales como éstas es que la cosa saliese bien y el portero jugase y parase con normalidad, máxime, desconociendo sus características. Si por algún motivo no jugase el recién llegado Beto, lo tendría que hacer el canterano Julián, que ya debutara el pasado lunes ante el Granada.

  • Pero como las improvisaciones en el Sevilla nunca vienen solas, han viajado 19 futbolistas a Madrid, motivo que obedece a que el Sevilla está esperando que el Zenit ruso cierre el traspaso del defensa Fede Fazio. Es decir que el central argentino, que ya es despistado de por sí y que ahora está rindiendo a muy buen nivel, no sabe en estos momentos si se va a vestir mañana o va a coger un vuelo con destino a las frías tierras del Este de Europa. Por la cabeza del futbolista supongo que estará pasando casi de todo menos pensar en la marca de Falcao.
  • Además, se augura que si finalmente se produce la venta de Fazio, cosa que parece probable, es muy posible que no llegue nadie a sustituir al defensor, por lo que Spahic, Botía, Maduro y Cala, por este orden, parece que se repartirían los minutos en la línea defensiva.

Quiero que mi equipo gane mañana, claro que sí, o cuanto menos que salga vivo del Calderón, pero creo que convendréis conmigo que se acumulan los despropósitos en el peor momento de la temporada. Se habla de demasiadas cosas menos del partido de Copa del Rey. Esperemos no pagar caro estos despropósitos que tiran por tierra el concepto de planificación deportiva.

1 comentario:

Ravesen dijo...

En el fútbol español está pasando algo gordo que no está llegando al aficionado de a pie. El año próximo se aplicará una nueva normativa económica muy estricta que impedirá fichar a los clubes que no tengan las cuentas saneadas.

Todo este despropósito (estoy absolutamente de acuerdo contigo) tiene por fuerza que obedecer a esto que digo. No tiene otra explicación. Creo que la situación económica es mucho peor de lo que creemos.

Ya te digo, otra explicación no encuentro.

Saludos.