Seguidores

Slider automático cabecera

domingo, 14 de septiembre de 2014

El Sevilla se aferra a la victoria (2-0)

El Sevilla FC obtuvo su primera victoria liguera como local y de paso logra la segunda consecutiva en lo que va de campeonato. En un partido en el que faltó la brillantez y la vistosidad, que no la intensidad, los locales fueron superiores a un Getafe que tan sólo inquietó a Sergio Rico en una ocasión y vaya ocasión en los instantes finales del partido justo cuando el marcador era aún de 1-0.

Fue una tarde de debutantes. De inicio, debutaba en la portería el canterano Sergio Rico, algo esperado durante la semana. El Getafe inquietó poco, pero el chaval no transmitió ni el nerviosismo ni la intranquilidad que ya nos enseñó Barbosa. También fue de la partida el francés Tremoulinas que jugó en el lateral zurdo. Aunque pretendió sumarse al ataque en varias ocasiones, evidenció que va a necesitar un tiempo de adaptación y ritmo de partidos para que podamos juzgarle los aficionados. Habrá que tener paciencia con él para ver lo bueno que nos puede deparar.

Costó digerir la primera parte, pese al dominio claro del Sevilla pero sin ocasiones, salvo los múltiples saques de esquina que se botaron (fue curioso ver como el primero del partido lo sacó Tremoulinas). Cuando estaba a punto de tocar a su fin, un error de medida de Guaita en la salida de un córner hizo que golpeara con el puño a la cara de Krychowiak en lugar de al balón y propiciara que Carlos Bacca llevara la tranquilidad en las gradas al transformar la pena máxima al borde del descanso. Hasta entonces, unos chispazos de Denis Suárez y una buena contención en la resta tanto de Iborra y del polaco como de los centrales.

En la segunda mitad había esperanza de que el partido se rompiera bien porque el Getafe se fuese a por el empate, bien por los cambios que pudiera hacer Emery. Pues ni una cosa ni la otra. Ni el Getafe se lanzaba a tumba abierta a tratar de probar al joven e inexperto Sergio Rico ni Unai movía ficha en el banquillo. Así se llegó al ecuador de la segunda parte y con un ritmo de juego que decaía por momentos y que podía hacer planear la sombra del Valencia por Nervión.

Por suerte no fue así y pese a ver de nuevo en el minuto 70 el famoso cambio de lateral derecho por lateral derecho al que nos tiene muy acostumbrados Emery, el Sevilla logró sentenciar muy cerca de las postrimerías del encuentro justo después que Sergio Rico evitara el empate del Getafe con una muy buena intervención a la salida de un córner. En la contra a la que me refiero, el incombustible Aleix Vidal lograba hacer el 2-0 y de paso regalaba una tranquilidad necesaria a la grada.

El año pasado se empezó con un equipo nuevo (por construir) y con muchas dudas en el entrenador y en el juego. Incluso fuimos colistas en la jornada 5ª ó 6ª. Ahora, con otro equipo casi nuevo y si un juego muy vistoso, al menos sumamos un 7 de 9 que hace que el trabajo diario pueda realizarse con más tranquilidad de cara al exterior.

No hay que bajar la guardia. Eso mismo ha debido comprender Ever Banega ya que la actitud con la que saltó hoy al césped fue diametralmente opuesta a la que mostró ante el Valencia. El próximo jueves a las 21:05 h toca Europa League ante el Feyenoord holandés. A buen seguro que los Diogo, Navarro, Banega, Deulofeu y tal vez Reyes, tendrán un sitio en el once inicial. Hay que ir metiendo a gente en la dinámica de trabajo y refrescar al equipo pues este mes de septiembre viene cargado de partidos intersemanales.

Mientras tanto y hasta el jueves, toca disfrutar del triunfo.
¡Buenas noches, sevillista!