Seguidores

Slider automático cabecera

domingo, 9 de diciembre de 2012

También golea en el derby chico (4-0)

Hace unos minutos, el Sevilla Atlético no sólo se ha adjudicado el derby chico sino que además ha copiado el ejemplo del primer equipo y le ha endosado un claro, justo y hasta corto 4-0 al filial del Betis en un encuentro en el que los verdiblancos se han visto desbordados y no han podido parar el aluvión de juego ofensivo de los sevillistas. Como muestra de ello, el Sevilla Atlético ha dispuesto de hasta tres penalties (pudiéndose discutir si el último de ellos ha sido dentro o fuera del área) y el equipo de Heliópolis ha finalizado con nueve hombres tras dos claras expulsiones, la primera por doble amarilla y la segunda tras la pérdida de papeles de uno de Carlos García, futbolista del Betis B.

Al descanso se llegaba con un increíble empate sin goles tras el dominio del conjunto sevillista, que incluso había marrado un penalty por parte de Jozabed, al que Pedro, el portero del Betis y el mejor de su equipo hoy, le logró adivinar la intención. Eso sucedía por el minuto 40 de partido y ya por entonces en esa misma jugada se quedaba el conjunto bético con un futbolista menos.

En la segunda mitad, nada más comenzar, penalty cometido por una acción clara en el área visitante y Pedro, le volvía a detener el lanzamiento, esta vez a Alberto Moreno. A diferencia de la acción de la primer aparte donde el rechace del portero se fue a saque de esquina, en esta ocasión el rechace lo cazaba el propio Alberto Moreno para hacer el primer gol de la mañana.

Acto seguido, sin tiempo para saborear el tanto marcado, el chileno Bryan Rabello, que cada vez está mejor cada semana que pasa en la ciudad deportiva, botaba un córner y solo en el área pequeña y en el segundo palo, hacía Jozabed el segundo del partido y de camino lograba resarcirse del fallo de la pena máxima lanzada en la primera mitad.

Con el partido roto y los sevillistas atacando en plena avalancha, Bryan Rabello era derribado, parece que fuera y puede que dentro del área. La falta no deja lugar a dudas pero el lugar en el que se produjo sí. Tras dos lanzamientos fallados desde los once metros, el turno fue para Alex Rubio que lograba hacer el tercero de la mañana.

Magnífico ambiente festivo en la ciudad deportiva que no entendió Carlos García (jugador del Betis B) que perdió los papeles y agredió a un jugador sevillista en la medular y provocó que su equipo se quedase con nueve futbolistas y casi veinticinco minutos aún por delante. Además, el ambiente de la ciudad deportiva se reflejaba con cánticos de "¡Otra manita, queremos otra manita!". Y pudo ser así si Jozabed, Alberto Moreno, Alex Rubio en boca de gol o Israel Puerto, no hubiesen errado clarísimas ocasiones donde apenas había que hacer poco más que empujar el balón a las mallas.

Y cuando parecía que el partido tocaríaa a su fin con el tres a cero y cuando se llevaban disputados como diez minutos carente de peligro e intensidad, en una contra sevillista bien llevada, Joaquín, que había sido el último recambio utilizado por Ramón Tejada en sustitución de Rabello, ponía el definitivo 4-0 en el marcador que dejaba bien a las claras qué equipo había merecido el triunfo.

Así pues, mañana alegre y muy ambientada la que se ha podido vivir en el día de hoy en la ciudad deportiva y en la que se ha vuelto a consumar una nueva goleada en un derby, aunque en este caso sea el de los primeros filiales. Enhorabuena una vez más, a los chavales que entrena Ramón Tejada, que lleva ya realizando una magnífica labor durante tantos años que lleva dentro de esta entidad.