Seguidores

Slider automático cabecera

domingo, 30 de diciembre de 2012

El Sevilla FC y el mercado invernal


Cuando estamos inmersos en pleno parón invernal, de hecho será en el día de hoy cuando la primera plantilla del Sevilla FC vuelva al trabajo y cuando la incertidumbre, tanto económica como deportiva, sigue planeando por las mentes de los aficionados sevillistas, en la prensa no paran de salir y salir nombres de futbolistas vinculados con el Sevilla, tanto para las salidas como para posibles refuerzos. A diferencia con temporadas anteriores, es brutal la cantidad de nombres que aparecen, por lo que se vaticina un más que movido y complejo cambio múltiple en la configuración de la actual plantilla .

  • TRADICIÓN DEL SEVILLA EN EL MERCADO INVERNAL
En los últimos años, cuando se hacían bien los deberes y a su debido tiempo, el Sevilla siempre ha intentado incorporar jugadores en el mercado invernal pero sin ser una necesidad prioritaria. Se hacía con jugadores muy jóvenes y con proyección, normalmente extranjeros, que con el paso de los años, se han hecho futbolistas en Nervión o que estaban desahuciados en sus equipos y no se les daba bola alguna. Si ahora mismo no os viene ningún ejemplo para citar, yo os facilito tres nombres a ver que tal os parecen: Daniel Alves, Julien Escudé y Adriano Correia.

Y es que si tiramos mínimamente de memoria, necesidades económicas aparte, hace ya varias temporadas que los deberes no se vienen haciendo bien en Nervión en el período estival. Hace ahora dos temporadas, llegó tarde y mal Cigarini en lugar de Borja Valero. Esa tardanza y pésima elección llegó a suponerle al equipo entre otras cosas, la eliminación de la fase previa de la Champions League. Los primeros meses de competición fueron caóticos, incluyendo la destitución de Antonio Álvarez como entrenador y además, desde la dirección deportiva se defendía lo imposible aludiendo que el Sevilla tenía seis o siete centrocampistas (incluyendo a Kanouté). En el parón invernal, tras la venta de Konko, llegaron Medel y Rakitic. 

El año pasado el turno fue para la inversión en el gol. Casi siete millones de euros se gastó el Sevilla en Reyes y Babá. ¿Será por gastar? Pasó algo similar a la temporada pasada con los centrocampistas. Tan sólo estaban en la punta de ataque Kanouté y Negredo. Algunos dirán que también Manu del Moral. Casi todos los aficionados sevillistas reclamábamos un ariete más. El Sevilla se deshizo de Rodri primero y de Koné después. Pues bien, la eliminatoria clave, la de la fase previa de la Europa League, la terminó jugando en el Sánchez Pizjuán, Federico Fazio de delantero centro. Luego, ya os he contado la historia. Inversión costosa en el mercado invernal que a día de hoy no deja de ser otra roncha más para las maltrechas arcas de la entidad.

Y claro está que en el actual Sevilla, el de las deudas, el de la preocupante racha deportiva, el del que cada vez acuden menos aficionados a su estadio, si a este equipo que no está preparado ni configurado para luchar en los puestos bajos de la tabla clasificatoria; si a este conjunto le quitamos alguna de sus piezas básicas, mucho tendrá que afinar la dirección deportiva para no darle una estocada que pueda resultar mortal para lo que resta de temporada.

Y la preocupación aumenta cuando uno lee artículos como el de ayer, redactados por el siempre bien informado Fede Quintero en Marca. Puedes leerlo pinchando AQUÍ.

Así pues, tras leer el artículo, si el compromiso firmado "in-extremis" con Hacienda es cierto, sabiendo las deudas que tiene el club con los jugadores y con el entrenador, más los pagos que se le avecinan (incluido el de la compra de la segunda mitad del pase de Medel que expira ahora el 31 de enero), parece más que previsible y evidente que el Sevilla FC necesita vecder con urgencia a una de sus estrellas en mitad de la temporada. Y es que, por desgracia, estrellas que solucionen la papeleta, ya no quedan tantas.



  • RUMORES SOBRE SALIDAS
Álvaro Negredo. Según la prensa es el mejor colocado para salir en este mercado invernal. Se habla de equipos ingleses y de una cuantía que rondaría los veinte millones de euros. El otrora suplente de Kanouté y Luis Fabiano, es ahora pieza clave en este Sevilla, básicamente porque es el encargado de meter la pelotita en la portería, ante la nula competencia de Babá y Manu del Moral. Tiene gol y una alta ficha. Habrá que ver qué va a pasar durante el mes de enero y ante el Osasuna el día cinco de enero, pero los rojillos, que ocupan puesto de descenso, tan sólo se pondrían a un punto del Sevilla en el supuesto hipotético de obtener la victoria en Nervión. O la marcha de Negredo es bien cubierta o el equipo puede llegar a dar con sus huesos en segunda división, dado que en el mundo del fútbol, es fundamental que la pelotita entre, y en este Sevilla, si se marchase Negredo, el pichichi pasaría a ser Fede Fazio, dato más que alarmante.

Jesús Navas. Es el segundo mejor activo que tiene el plantel sevillista: campeón de Europa y campeón del Mundo. Lo juega todo, casi nunca se lesiona y su físico es envidiable, si bien es verdad que su actual momento de juego está en la línea del equipo, ofreciendo más sombras que luces. Parece claro que la suerte que tenemos los sevillistas de que Jesús Navas sea Jesús Navas (ya me entendéis), es brutal. Pero será casualidad o no, o que yo quiera buscar donde no hay nada, que en el día de ayer, en la celebración de un partido benéfico organizado por Juan Cala y con la colaboración de Reyes y el propio Navas donde recaudaron más de diez mil kilos de comida para obras sociales, el palaciego se descolgó en unas declaraciones con la frase "... todavía no ha llegado ninguna oferta...". Claro, uno que está alarmado porque en este Sevilla se vende todo, no sabe muy bien como terminar de encajar la frase, si Navas anda esperando que llegue una oferta, o si todo es fruto de la forma de expresarse el palaciego. Algo más adelante citaremos un posible nombre que se vincula al Sevilla como refuerzo y que juega en la posición de Jesús Navas.

Ivan Rakitic. Su valor de mercado no alcanza la cuantía de los dos anteriores. Como mucho la mitad. Es el actual director de orquesta de este Sevilla, venido a más, recuperado para la causa y echando raíces en nuestra ciudad. En verano dicen que el Sevilla rechazó una oferta de diez millones de euros por él procedente del Lokomotiv de Moscú. Ahora sale en prensa que los moscovitas vuelven a la carga y que traen una oferta de ocho millones de euros que no paliaría las penurias económicas de la entidad, ya que según avanzara el presidente en la pasada Junta General, el club necesita vender por un importe de 16 millones de euros. Y claro, dándole pistas al enemigo, las ofertas que se realizan siempre son a la baja. Cualquier salida que se produjese de los tres jugadores que acabo de citar, la notaría sensiblemente el plantel, así que de no cubrirse convenientemente, la plantilla quedaría muy mermada.

José Antonio Reyes. Llegó hace apenas un año tras un largo periplo fuera de Nervión. Su contratación despertó muchas dudas por si se volvía a errar como ya pasara con Jesuli o Fernando Sales. Afortunadamente no se cometió el mismo error con Carlos Marchena. En el Sevilla andan intentando convencer al utrerano de que atienda las interesantes ofertas de Turquía o China, pero el futbolista aún no está por la labor. Una vez de vuelta en casa y con una más que considerable ficha que lastra al club, Reyes, por el momento, no tiene la más mínima intención de volver a hacer las maletas. Se dice que en fútbol todo puede cambiar de la noche a la mañana y que poderoso caballero es don dinero, pero a día de hoy, los deseos del club, que fue el que contrató de nuevo a Reyes, chocan frontalmente con la opinión del futbolista, que ya presentó problemas de adaptación en Londres cuando militaba en el Arsenal y tenía por delante toda una carrera deportiva. Difícil panorama el que se plantea con el mediapunta y la tesitura de sostener su elevada ficha durante cuatro temporadas.

Fede Fazio. Su salida no supondría ningún contratiempo en el equipo dado que, con él o sin él, el Sevilla necesita a un defensa central de jerarquía que imponga respeto tanto en el área propia como en el juego aéreo, que mantenga una regularidad adecuada y que, además, lidere la zaga y haga bueno al compañero que juegue a su lado. Las cantidades por las que podría salir Fazio, por sí solas no solucionarían el problema económico del Sevilla, pero sí podrían suponer un respiro y una inyección económica importante para buscar un refuerzo que mejore la actual línea defensiva. Comparaciones aparte, que siempre son odiosas, Fazio me recuerda a Guti, porque por más que pasen los años parece que siempre seguirá siendo la eterna promesa.

Diego Perotti. Venido a menos con tanta lesión y empecinamiento en hacer la guerra por su cuenta. De ser cierta la oferta de la que se hablaba de catorce millones de euros cuando la Juventus vino a por él la pasada temporada, su devaluación actual es tal que no sé si algún equipo sería capaz de ofrecer la mitad de dicha cantidad con los tiempos que corren. Hasta no hace mucho era un jugador muy vendible. Hoy en día se ha convertido en un jugador muy lesionable, sin necesidad de tener que sufrir entradas aparatosas. Bien haría el Sevilla en recuperarlo para la causa lo antes posible ante tanta mediocridad que tiene en el puesto del argentino.

Gary Medel. Ya es sabido que el club de Nervión sólo dispone de la mitad de su pase y que antes del 31 de enero debe abonar tres millones de euros al Universidad Católica de Chile por el resto de su traspaso. El carácter conflictivo del chileno dentro de los terrenos de juego y su "indisciplina táctica" hace que rehuyan de él equipos que pudieran buscar un mediocentro de corte defensivo. Así pues, parece que el asunto va encaminado a que el Sevilla afronte la compra de la mitad del pase restante y se replantee la situación en el mes de junio. Ahora mismo, Medel se convierte en otro problema más para las arcas sevillistas, ya que lejos de una hipotética venta, lo que aparece en el horizonte es una nueva inversión por el "pitbull". 

José Gómez Campaña. Ha salido en prensa en estos días que ha finiquitado la relación contractual con su representante, pasando a realizar su padre dicha función. En declaraciones del progenitor no es difícil augurar que está ansioso por buscar una cesión inminente para su hijo para que tenga la posibilidad de disputar minutos a nivel competitivo. Sería una salida con carácter formativo y siempre que el jugador revisase y ampliase su contrato con el Sevilla. Esta posible cesión no trastocaría para nada los planes de Míchel, quien parece haberse hartado de la irregularidad y del poco espíritu competitivo que ha aportado el canterano.

Javi Hervás. Es un jugador que fue fichado en el mercado invernal pasado, anunciado como un triunfo de la dirección deportiva por haberse adelantado a Málaga y Real Madrid. Fue cedido al Córdoba para que terminase la temporada. Hoy, un año después, ha disputado escasísimos minutos con la elástica blanca y no se le recuerda un partido en el que haya sido titular. Incluso Míchel ha preferido romper al equipo en dos con sus cambios, dando entrada a Rabello o a Manu antes que a Hervás, para suplir a jugadores lesionados como ya pasara con Rakitic ante el Málaga. Parece difícil que salgan Hervás y Campaña al mismo tiempo, aunque viendo lo que cuentan para Míchel y que, a excepción de enero, el Sevilla va a disputar un partido por semana, tampoco sería de extrañar que ambos siguieran el camino marcado por Bernardo Espinosa.




  • RUMORES SOBRE LLEGADAS
Aquí es donde está la madre del cordero. Una vez que se ha dejado expuestas las necesidades acuciantes que inducen al Sevilla a vender, se presenta clave el acierto de la dirección deportiva para sustituir la salida de alguno de los jugadores vitales que tiene este Sevilla (Negredo, Navas o Rakitic).

Defensa central de jerarquía. Es imprescindible su presencia en el equipo. Ya lo era el año pasado. La llegada de Alberto Botía no ha suplido esa carencia que tiene la pareja Fazio-Spahic. Esta temporada, el mismo Sevilla de Míchel vuelve a competir una vez más con un eje central que ya ofreciera su tremenda debilidad el año pasado. Tanto si se produce como si no la salida de Fazio, debe llegar con carácter urgente un defensa central que lidere la defensa y que haga buenos a cuantos jugadores le rodeen. Creo que todos me habéis entendido sin tener la necesidad de citar a Javi Navarro. Ese puesto de defensa central se cubrió de manera muy aceptable tras la retirada del gran capitán, con la llegada del francés Squillaci. Desde entonces los Mosquera, David Prieto, Alexis, Fazio, Spahic o Botía, no han llegado a resolver nada del tremendo agujero que tiene el Sevilla en el centro de la defensa (no he citado a Martín Cáceres o Sergio Sánchez porque desempeñaron sus funciones preferentemente en el lateral diestro).

Miroslav Stevanovic. Aquí es donde entramos en el aspecto de la rumorología y del será serón. Este jugador  internacional croata bosnio (al igual que Spahic) de 22 años y de 1,80 m de altura, termina contrato en junio en su actual equipo, la Vojvodina. Es un mediapunta con alta tendencia a desempeñar sus funciones en el extremo diestro, de ahí mi alarmante sorpresa con las declaraciones de Jesús Navas que cité más arriba. La prensa ya se ha hecho acopio del interés sevillista, por el que dicen incluso que el acuerdo podría estar próximo a cerrarse. Por si os apetece ver qué tal es este futbolista, aquí os dejo a modo informativo, un vídeo con sus evoluciones.


Lukasz Teodorczyk. Joven delantero polaco de 21 años de edad con tendencia a caer a banda y partir de esa posición. Si me permitís una burda comparación, creo que podría ser un futbolista con las características más de Manu del Moral que de Álvaro Negredo. No es un delantero centro nato, por lo que de producirse la más que probable salida de Álvaro Negredo, parece que si llegase a Nervión no lo haría solo, debido a que continuaría carente el puesto de delantero centro. Igualmente, os dejo un vídeo con las evoluciones del polaco que tanto suena en los foros sevillistas.


La necesidad del gol. Si termina saliendo Negredo, como todo parece apuntar, la dirección deportiva sevillista deberá hilar muy fino si no quiere provocar un daño irreparable en el primer plantel. Pero hoy día el gol se compra con dinero. Antes de Negredo, los sevillistas recordamos buenos y mejores delanteros que el vallecano que algún día también se fueron de Nervión como Toni Polster, Iván Zamorano, Davor Suker, Frederic Kanouté y Luis Fabiano. Todos se fueron y el Sevilla siguió existiendo, si bien es verdad que para suplir el gol y la aportación de alguno de ellos tuvo que venir alguien que fuese mejor o le hiciera sombra. En el momento que los refuerzos fueron los Mornar, Molnar, Bebeto o Gluscevic, el panorama cambió radicalmente. 

Por ese mismo motivo es fundamental acertar con la contratación del nuevo o de los nuevos delanteros. Dinero no hay. Parece que la venta de Negredo se destinará en, al menos,  tres de sus cuartas partes en sufragar la deuda inminente que tiene el club, por lo que cesiones de jugadores experimentados, contrataciones de futbolistas de ligas menores o actuaciones de los fondos de inversión (Doyen Group), parecen tener la llave de acceso a la llegada de refuerzos en ataque. 

Repito que si se va Negredo, debe venir alguien que meta la pelotita, porque ya se ha podido comprobar suficientemente que los Babá, Reyes, Perotti o Manu del Moral no están por la labor y, lo que es más llamativo, tras el ariete vallecano, el segundo máximo realizador de la plantilla es un defensa central (Fazio).

Lo que sí parece claro es que va a haber muchos movimientos durante el mercado invernal en la primera plantilla. Ya salió Bernardo cedido al Sporting de Gijón, pero todo hace indicar que este movimiento no será el único, ni mucho menos. Habrá que estar atentos.

¡Feliz Entrada de Año a todos los lectores de "Sevillismo desde la cuna"!

2 comentarios:

Manuel Miranda dijo...

¿Tú estás hecho a la idea que más pronto que tarde podemos volver a 2ª?

Julián Ruiz dijo...

A/A Manuel Miranda
Creo que está debidamente contestado en este post y en anteriores. Por desgracia me lo he llegado a plantear. Como siempre digo, sólo deseo equivocarme.