Seguidores

Slider automático cabecera

martes, 7 de febrero de 2012

Llega Míchel como entrenador

Pues parece ser que ya hay fumata blanca y que finalmente será José Miguel González, Míchel, el entrenador encargado de enderezar el rumbo que no ha encontrado este equipo desde que empezara a rodar el verano pasado. Cuando Marcelino termine su rueda de prensa de despedida (11:30 h), será oficializado el fichaje de Míchel. Cuestiones de protocolo. Dirigirá esta tarde al equipo en el entrenamiento vespertino de las 17:30 h.

Míchel llegará acompañado de un preparador físico y de un segundo entrenador (posiblemente Esnaider, aquel delantero agresivo del R.Madrid y Zaragoza). El ex-entrenador del Getafe firmará por lo que resta de temporada, renovando automáticamente si coloca al Sevilla FC en puestos Champions, algo que de antemano se antoja muy complicado. De no suceder esto, el club sevillista se guarda la opción de renovarle o no.

El mejor aval que trae Míchel es el de haberle sacado el mejor rendimiento a Negredo y Manu del Moral. Su último equipo, el Getafe, se caracterizaba por jugar bien al fútbol aunque era muy blandito atrás. Yo no sé si el sevilla FC está en estos momentos para hacer buen fútbol, para sumar 43 puntos, o para pasearse sin pena ni gloria, pero lo que es una obviedad es que al "enfermo" hay que cambiar la cara urgentemente.

Por cierto, cada vez que nos cogía el Getafe (en la era Míchel me refiero), nos daba un buen "meneito" futbolístico, incluso cuando lo eliminamos en semifinales de la Copa del Rey. Si alguno no se lo cree que se lo pregunten a los que nos hicimos algo más de mil kilómetros en menos de un día. 

Incluso la web oficial del Sevilla FC recuerda hoy aquella hazaña. Es curioso que no se destaque el trabajo de Manolo Jiménez, sino la memorable actuación de Andrés Palop en el partido de vuelta, diciendo "...En Copa del Rey el Getafe llegó a semifinales, quedándose a las puertas de la final entre otras cosas por una actuación memorable de Andrés Palop en el partido de vuelta...".

Los que estuvimos allí sabemos que lo que apunta la página web es más que cierto, pero claro, hace cuatro años interesaba destacar otra cosa indefendible por entonces. Los que la cuestionábamos, éramos juzgados como malos sevillistas, inconformistas, o de finales.

Ver para creer. Cuatro años y pico más tarde, el agua vuelve a su cauce, debido evidentemente a intereses particulares.

Iré a muerte con Míchel igual que empecé ilusionado con Marcelino, o expectante con Jiménez, Álvarez o Manzano. Si me gusta lo que hace sobre el campo lo diré y si no también. Ya sólo falta que me quiten el libre derecho a opinar con respeto, vengan desde donde vengan esas "contraopiniones". Una cosa es debatir con respeto sobre polos opuestos y la otra intentar callar el sentir crítico y realista de la afición. no todo en la vida es pagar, callar y animar. por suerte, eso pasó a mejor vida hace muchos años.