Seguidores

Slider automático cabecera

lunes, 30 de julio de 2012

Merci, Julien Escudé

Como un sevillano más, en la mañana de hoy se ha producido la emotiva despedida del siempre elegante y señorial jugador francés, Julien Escudé, que jugará las dos próximas temporas en el futbol turco, en concreto en el Besiktas.

Julien Escudé siempre fue un señor tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. No se le recuerda un mal gesto, una mala patada, unas desafortunadas declaraciones. En la mente de los sevillistas, de los sevillanos y de cualquier aficionado al fútbol en general, perdurará la elegancia del número 14, del compañero de zaga de Javi Navarro, del complemento ideal de nuestro capitán, caracterizado por ir seguro al corte y saber tratar siempre el balón con una exquisitez tremenda pese a ocupar el puesto de central zurdo.

Ya lo percibió Juande Ramos en su debut en el Ramón de Carranza en el campeonato liguero, en el mes de enero de 2006, cuando mediada la segunda mitad le dio entrada en el centro del campo. Venía de estar apartado del Ajax de Amsterdam, ya que allí no contaban con él. Lo fichó Monchi durante aquel mercado invernal. Juande Ramos, como cualquier buen entrenador que se precie, se abstuvo de retocar la línea defensiva en Cádiz y lo incluyó en la medular, donde además asistió a Kanouté para que lograra el definitivo 0-4 de aquella tarde.

Desde ahí hasta nuestros días se hizo con una camiseta de titular indiscutible que nunca nadie puso en duda. Desgraciadamente los años no pasan en vano y con 33 años , se marcha el antepenúltimo jugador glorioso de la época dorada y reciente del Sevilla FC. De los jugadores que levantaron los seis famosos y conocidísmos seis títulos que ilustran este post, tan sólo quedan ya Palop y Jesús Navas.

Julien Escudé se marcha tras disputar en seis años y medio, 239 partidos con el Sevilla FC. Una buena parte de su despedida la podría utilizar el ayuntamiento de Sevilla para promocionar el turismo es nuestra ciudad a lo largo de España, Europa o del mundo entero.

En la mañana de hoy, tremendamente emocionado y como un sevillano más, se ha encargado de recordar las mañanitas de niebla, las tardes de paseo, el olor del azahar en primavera, del cariño de la gente por las calles, de los campos de olivos y naranjos, de las ganaderías, de las tardes de toros, de toreros como Morante o el Juli, los barrios de El Arenal, Triana, Alfalfa, Los Remedios o La Macarena, de los buenos churros con chocolate que uno puede comerse en el puente de Triana, del jamón, el queso, las gambas o hasta de la cerveza Cruzcampo, e incluso hasta del olor de los Gin-Tonic o del albero. También tuvo un recuerdo para la Feria, la Semana Santa, la Madrugá sevillana y la Giralda y hasta para los aficionados del eterno rival.

Siempre elegante, siempre un señor. Te llevaremos siempre en el corazón. Se marcha un sevillano adoptivo más. Llegó un francés desde Holanda en silencio y sin hacer ruido y se marcha un sevillista más. Ha prometido que a buen seguro volverá y él sabe que aquí estaremos esperándolo para agradecerle eternamente su labor cada vez que se precie y sea necesaria.

Muchísimas gracias por todo lo que le has ofrecido al Sevilla FC, de parte de otro sevillista.