Seguidores

Slider automático cabecera

jueves, 28 de abril de 2011

Cobarde, irrespetuoso y de poca vergüenza

Ya ha empezado a jugarse el Sevilla-Real Madrid que tendrá lugar el sábado de Feria de Sevilla, dentro de unos diez días. ¿Por qué?. Por la rajada que ha dicho el entrenador del Real Madrid en rueda de prensa, tras ser derrotado por 0-2 (con golazo, otro más, del jugador de Play Station, Messi), en las semifinales de Champions.

¿Acaso pensábais que esta imagen sería la única polémica que tendríamos este año contra los madridistas?

Puede suceder que no le haga falta a los merengues la ayuda arbitral, tal y como ocurrió en Valencia la semana pasada. Pero como al Sevilla FC le dé por hacer un partido muy similar a la segunda mitad disputada en el Ramón Sánchez Pizjuán, contra el FC. Barcelona en liga, mucho me temo, que el árbitro de turno, tendrá muy presente las palabritas de Mou, y se les tenderá la "habitual y rutinaria" ayuda arbitral  y permisividad absoluta a sus jugadores, que tiene este equipo por todos los campos de España.


"Algunas veces me da un poco de asco vivir en este mundo" (menos mal que gana 10 millones de euros netos por temporada, aunque debe ser cierto aquello de que el dinero no da la felicidad).

"Los árbitros en el fútbol están para asegurar la igualdad entre todos" (lo dice el entrenador del Real Madrid, un equipo pequeño al que le roban los colegiados, un domingo sí y otro también).

"La UEFA no deja a ninguno de los otros equipos jugar contra ellos (FC.Barcelona)" (yo pensaba que era difícil quitarles el balón debido a la calidad de sus futbolistas y no de la UEFA).


"Que un día gane una Champions blanca, sin incidentes" (mensaje a Guardiola desde la impotencia ante la superioridad actual de los culés frente a los merengues).

En estos términos, cobarde, irrespetuoso y sin vergüenza alguna, sin atender a la educación y sin valorar conceptos como honestidad, superioridad del rival ni errores futbolísticos de los suyos o de él mismo, o sin explicar por qué motivo no reaccionó desde el banquillo (o la grada) al quedarse con dos cambios sin realizar.

Ardo en deseos de leer los palos de la prensa capitalina hacia su planteamiento (un tiro a puerta y un 28% de posesión en su propio estadio y dos cambios sin realizar). Espero ver los gritos que clamen contra el error cometido por Pepe, el pisotón de Marcelo a la rodilla de Pedro y las "simpatías" que muestra Sergio Ramos en sus acciones defensivas. Pero como uno va conociendo algo el tema, ya estoy sentado, vaya a ser que me coja de imprevisto.

De momento, si Mou me permite el consejo, la receta es mucho ajo y mucha agua.