Seguidores

Slider automático cabecera

lunes, 5 de diciembre de 2011

Volvió la tranquilidad a Nervión (3-0)

Tal vez habría que remontarse a la era de Manzano, y a la competición de la Copa del Rey, si la memoria no me falla, para recordar el último encuentro disputado en casa que los aficionados sevillistas hemos podido presenciar con mucha tranquilidad, ya que en la noche de hoy, el Sevilla FC se ha impuesto por un resultado de 3-0 al Getafe (Fazio, Manu y Kanouté), con lo que recupera la quinta plaza y se sitúa a tan sólo dos puntos del Levante, equipo al que rendiremos visita la próxima semana, antes de recibir al Real Madrid y toda su tropa, previo al obligado parón navideño.

Repetía equipo Marcelino con Coke y Fazio en defensa, al igual que en Zaragoza, y con tan sólo Negredo en punta de ataque. A pesar de que el Getafe acumulaba un solo punto en sus seis desplazamientos anteriores, pudo ponerse por delante a los seis minutos de juego si el árbitro del partido hubiese decretado un clamoroso penalty por mano de Spahic totalmente intencionada, pese a lo que se pueda escuchar en las ondas. 

No fue así, y el partido caminaba de manera espesa hacia el descanso, cuando a la media hora de juego, el  croata Rakitic botaba un córner que el argentino Fede Fazio cabeceaba a la red haciendo el primer tanto (buen partido el suyo, al igual que el soberbio momento por el que atraviesa Fernando Navarro). De ahí al descanso poco más que destacar, a excepción de una nueva lesión muscular del argentino Diego Perotti que parece que estará, nuevamente, aportado una buena temporada de los terrenos de juego.

A diferencia de otros encuentros, por fin Marcelino no dio entrada a Armenteros (jugador contra el que no tengo nada, sí contra quien lo alinea de manera reiterada, que es diferente), sino a Manu del Moral en banda izquierda. Y el jienense respondió a los cinco minutos de la reanudación con un disparo escorado y precioso que debaja patidifuso al portero del Getafe. Dos a cero, y parecía que la confianza y la tranquilidad podía volver a Nervión.

A raiz del segundo tanto, el Getafe abrió líneas retirando a un ovacionado Casquero del centro del campo e introduciendo a otro delantero como Colunga. Esos espacios dejados en el centro del campo por el Getafe debido al lastre del marcador, provocaron que se viera un Sevilla Fc con el control total y absoluto del juego, llegando en más ocasiones de las que últimamente nos tenía acostumbrados, al área rival.

Y llegó la hora o los últimos veinte minutos para Kanouté, que había salido por un apagado Negredo que, junto a Trochowski fueron los dos hombres más flojos del Sevilla FC en la noche de hoy. El de Mali, enlazó una pared de antología con Trochowski y arrancó similar al gol que nos diese la Copa del Rey en Madrid, frente a los azulinos, pero erró con un flojo disparo que detuvo el cancerbero rival.

La pantera africana estaba con ganas, y como muestras de su agradecimiento eterno a esta afición, que tanto le ha dado y a la que tanto le ha dado el futbolista, nos regaló un gol antológico que supera en belleza al de Manu del Moral. No se lo pierdan. A eso se le puede llamar, acariciar la pelota y ponerla donde te venga en gana. Su dedicatoria a Sergio Fernández Domínguez (recuperador del primer plantel) mostraban una vez más la grandeza de un gran Frederic Kanouté, que parece que terminará esta temporada su vinculación con nuestra entidad.

Volvió la tranquilidad a Nervión. Ha habido que cambiar cosas, jugadores y esquemas. Yo aún incluía un cambio más en el centro del campo, y es que hoy por hoy, Campaña puede desenvolverse en lugar del alemán Trochowski. No existe la metamorfosis en fútbol. Lo que sí es bueno un resultado contundente y convincente es para ver, si a partir de aquí, empezamos a crecer como conjunto sólido y fiable.