Seguidores

Slider automático cabecera

viernes, 21 de octubre de 2011

Spahic, sinónimo de cartulina amarilla

El pasado verano el Sevilla FC realizó la contratación del central bosnio Emir Spahic, de 31 años, que venía a cubrir una de las carencias que presentaba el conjunto sevillista, que no era otra que la de la ausencia de un auténtico lider para la zaga defensiva tras la retirada del inolvidable Javi Navarro.

Spahic, en los seis encuentros de liga que ha disputado con el Sevilla FC, fallos puntuales aparte, está demostrando ser un defensa central con muy buena colocación y con un aceptable juego aéreo. Pero, bajo mi punto de vista, aún tiene pendiente de mejora una faceta imprtantísima, que no es otra que guardarse de ver una cartulina amarilla por partido. Me explico:

El defensa bosnio únicamente se ha perdido el partido de Villarreal, por un problema de enlaces aéreos cundo regresaba de jugar con su selección. Por tanto, como citaba anteriormente, de los siete encuentros ligueros que ha disputado nuestro club, Spahic ha jugado seis, acumulando la preocupante cantidad de cinco tarjetas amarillas, es decir, casi a cartulina por partido.

Ya sé que juega en una posición donde es muy probable que sea amonestado, pero si tiramos de memoria, el bosnio no es un jugador que cometa más de dos o tres faltas por encuentro, lo que sucede es que las faltas que comete son muy aparatosas y llamativas como para no amonestarle.

Llegó con la etiqueta de defensa extremadamente duro (aún recuerdo el video de presentación de un codazo espeluznante, la temporada pasada en la liga francesa). El presidente de su anterior equipo, el Montpellier llegó a hacer declaraciones tildándolo de "loco". En el Sevilla FC, Spahic aún no fue expulsado ni hizo locuras grandilocuentes, pero un jugador que tan sólo lleva disputados seis encuentros, no puede perderse uno por acumulación de amonestaciones, porque de proseguir este espeluznante promedio durante seis ciclos de seis jornadas cada uno, en los 38 encuentros ligueros, vería nada más y nada menos que 30 tarjetas amarillas y se perdería seis encuentros por acumulación de amonestaciones.

Sorprendente el dato, ¿verdad?. Esperemos que sólo sea una racha, porque Spahic debe ser y es un jugador muy importante en este cambio generacional que está experimentando el Sevilla FC actual, y no puede permitirse perderse un partido muy de vez en cuando ni ser amonestado en cada encuentro, máxime cuando realiza una o dos faltas en noventa minutos, pero la brusquedad de la jugada así lo demanda.

Por terinar con un dato positivo, y podéis llamarme pesimista o realista, llegados a este punto, prefiero que Spahic cumpla sanción con el FC.Barcelona que con cualquier otro rival con el que realmente nos juguemos los tres puntos que hay en liza.

1 comentario:

Jose Luis de la Rosa dijo...

yo, hasta ahora lo veo perfecto.
Si tiene que dejar de jugar cada 10 partidos, para eso hay suplentes. Pero el nivel de concentracion, agresividad, colocacion y seguridad es de 10. Yo no le pondria ni un pero. Otra cosa es que las cartulinas fueran rojas. Eso si seria un problema.
Un saludo