Seguidores

Slider automático cabecera

martes, 20 de septiembre de 2011

Mismo partido, distinto resultado

Para los aficionados sevillistas, al menos para éste que os escribe, presenciar el encuentro que su equipo disputa en el actual Reino de Navarra (anteriormente conocido como El Sadar), no es nada grato. Desde mucho antes de la conexión televisiva, uno ya prevé que su equipo saldrá timorato, que desarrollará muy poco fútbol, que tendrá pocas ocasiones de gol, que será absorbido por la "fuerza navarra" y, sobre todo, que terminará sucumbiendo en el marcador.

Más o menos eso es lo que ha sucedido hoy, con la salvedad de que en la portería seguimos teniendo a un enorme Javi Varas, que partido a partido sigue demostrando el por qué es el portero titular del Sevilla FC. Algunos andan esperando el fallo del visueño para darle palos, pero no es menos cierto que deben ser muy pocas bocas las que aún clamen en contra del canterano.

El Sevilla FC no sacó en la segunda mitad ni un sólo saque de esquina. Sus delanteros no cayeron ni una sola vez en fuera de juego, pero sí es cierto que Navas y Manu tuvieron en sus botas las dos mejores ocasiones sevillistas en el primer cuarto de hora del segundo acto. La última media hora de encuentro fue desastrosa, puesto que los rojillos dominaron, le anularon un gol en fuera de juego, no le pitaron un penalty que se vio hasta en Dos Hermanas y además, permitieron el soberbio lucimiento de Javi Varas en los uno contra uno.

A partir de ese momento desapareció el Sevilla FC, casualmente cuando se comenzaron a mover los banquillos. Rakitic no dio ni un solo pase acertado en la media hora que jugó. Kanouté sólo tocó un balón y fue en el minuto 91 y en el centro del campo, mientras que Perotti tan sólo apareció para cometer el penalty ingenuo y absurdo de la jornada que por fortuna no señaló el colegiado. ¿Qué dirían algunos si este clamoroso penalty hubiese sucedido en el área navarra? Pues lo achacarían al tema de las televisiones. Como ha sido un error a nuestro favor, pues se atribuye a las facultades humanas. En fin, que como siempre digo, para gustos los colores.

Esto sólo acaba de comenzar y en cuatro encuentros ligueros sumamos dos victorias caseras y dos empates a domicilio. Ocho puntos y dos partidos consecutivos con la portería a cero. Eso sí, de lo que se dice jugar, poquito, muy poquito y tirando a nada. Esperemos que la faceta vistosa cambie por el bien del conjunto y del aficionado. El próximo sábado (18:00 h), recibimos al Valencia CF. La semana siguiente (domingo, 18:00 h) rendimos visita al Calderón. No estaría nada mal que en los dos próximos partidos continuásemos con la racha de victorias caseras y de empates a domicilio. Tampoco estaría de más que hiciésemos algo más de juego, dado que los rivales que se avecinan ya no son la Real Sociedad ni el Osasuna de turno. En fin, a ver qué es lo que sucede.








3 comentarios:

Silbato Sevillista dijo...

Parece que esto de soltar al que juegue con el barsa nos está haciendo un muy flaco favor...

victor dijo...

No creo q el problema sea el enfrentarnos al que suelta el barsa. Hoy no eramos capaz de dar más de dos pases seguidos. Mal en el pase y en los controles. Es increible que los delanteros solo hayan jugado de espaldas a la porteria; asi imposible marcar!
No creo tampoco que el problema haya sido la alineacion en cuanto al cambio de cromos, ya que en los primeros 20 minutos de la 2º parte el ekipo dio un paso alante y estuvo mejor.
Si veo que el partido no se supo leer desde el banquillo ya que los cambios aportaron menos que los que estaban ya jugando.

Moirg dijo...

Más de lo mismo, un partido malo.El centro del campo no existe. El equipo no sabe a lo q juega, está desorientado y desubicado en el terreno de juego, hay jugadores como Fazio (más que algunos se empeñen que no aporta nada al equipo, sino más bien todo lo contrario resta y bastante, y es que la "eterna promesa" argentina no da para más).A mí personalmente Marcelino me está decepcionando con sus planteamientos mezquinos y timoratos y aún más con sus comentarios pre y post partidos ya que está obsesionado con el Sevilla de Juande y no se da cuenta,no se quiere dar cuenta o más bien quiere vender la moto al aficionado de que su equipo jugará como el de antaño cosa imposible porque aquel equipo era infinitamente mejor que este.
Bye.