Seguidores

Slider automático cabecera

martes, 23 de octubre de 2012

Victoria sufrida y merecida (3-2)

Importantísima, justa y sufrida victoria la que acaba de obtener hace unos minutos el Sevilla FC por tres goles a dos ante un Mallorca de Joaquín Caparrós que tuvo la sorprendente virtud, visto el desarrollo del encuentro, de ponerse dos veces por delante e incluso estuvo a punto de regresar con puntos hacia la isla.

Desde el primer minuto sólo hubo un equipo que tuvo ambición y que fue de verdad a por el partido, y ese conjunto fue el Sevilla. Con un Rakitic implicadísimo en la dirección de la batuta del Sevilla FC, y con dos auténticos martillos pilones por la banda derecha como Cicinho y Jesús Navas, llevaba el Sevilla el peligro al área bermellona una y otra vez buscando el remate de Álvaro Negredo. Hasta catorce córners llegaron a sacar los locales en todo el partido frente a uno del equipo entrenado por Joaquín Caparrós, que jamás arriesgó en el partido, incluso cuando su equipo se vio superado en el marcador a falta de tan sólo un cuarto de hora para la finalización del encuentro. 

Como decía el Sevilla atacaba una y otra vez, cuando en el minuto 25, un cambio de orientación del otrora deseado por Marcelino, Giovani dos Santos, coge dormidos a Navas y a Cicinho, provocando que el lateral izquierdo mallorquín Bigas, entre por una verdadera autopista y logre el 0-1 en el primer acercamiento de los visitantes.

Afortunadamente, unos minutos después se repuso el Sevilla tras dar Rakitic un pase al hueco a un desafortunado Manu del Moral que en su intento de pase atrás, golpea en un defensor balear, cayéndole el rechace a Negredo que fusila haciendo el empate y generando de nuevo expectativas positivas en la afición.

Pero como las desgracias nunca vienen solas, con despistes de gran calibre cuesta alcanzar algo en el mundo del fútbol, y primero Fazio y luego Spahic, son capaz de abortar una "jugada sin peligro" del Mallorca a cuarenta metros de la portería y facilitan que nuevamente Giovani dos Santos asista esta vez a Hemed para que se plante ante Palop y haga el 1-2, tan sólo un minuto después del empate sevillista.

Ver para creer como un equipo bien puesto en el campo y con un central de pivote defensivo (Fontás), iba ganando en media un partido en el que no habían mostrado la más mínima intención de llegar a la portería contraria. Los dos goles encajados por la defensa sevillista son para analizarlos muy detenidamente, ya que no siempre se puede lograr tres goles para ganar un partido, dado el tremendo trabajo que le cuesta al actual Sevilla FC perforar la meta rival.

En la segunda mitad, el comienzo ofrecía más de lo mismo. Doble ración de martillo pilón del Sevilla por su banda diestra y Rakitic en la distribución. Enfrente todo el Mallorca concentrado en torno a cuarenta metros de Aouate. Por si fuese poco, a los diez minutos de la reanudación, el técnico sevillista Míchel (aún sancionado tras su expulsión ante el Barça), decide dar entrada a Perotti por un desdibujado Campaña, que había sustituido sin éxito en el once inicial al chileno Gary Medel.

Así pues, más dinamita para intentar perpetrar la portería balear con Navas y Perotti en las bandas y Manu por detrás de Negredo. En una de las múltiples llegada por la banda diestra sevillista, es Cicinho que saca un buen centro para que nuevamente Negredo logre el empate a dos con un magnífico cabezazo.

De ahí hasta el final lo siguió intentando el Sevilla dada la renuncia total y el conformismo que ofrecía el Mallorca a salir de su propio campo, y fue Jesús Navas quien tuvo en sus botas un mano a mano con Aouate para adelantar al Sevilla pero en lugar de dar el pase atrás para Rakitic o Negredo prefirió disparar y permitir que se luciese el guardameta enviando el balón a córner.

Poco después, en uno de los catorce saques de esquina botados por el Sevilla FC, Cicinho engancha una buena volea desde fuera del área que toca en un jugador del Mallorca y despista al portero, haciendo que el Sevilla se pusiese por delante en el marcador de manera más que merecida a tan sólo un cuarto de hora para el final.

De ahí hasta la conclusión del encuentro, poco o muy poco ofreció el equipo de Caparrós, obligado a irse arriba pero que no se fue. Además, destacar las sustituciones de Kondogbia por un tocado y/o cansado Maduro y la de Javi Hervás por Manu, aportando algo más de aplomo y serenidad el cordobés en unos minutos que eran necesarios. En el Mallorca también tuvo tiempo Caparrós de premiar a los suyos y dar entrada a Alejandro Alfaro, criado en la carretera de Utrera y al todoterreno y laureado en Nervión, Pep Martí, que fue tremendamente ovacionado.

Y para terminar, al igual que otras tantas y muchas veces he alabado y agradecido el color y la voz singular que los Biris ponen en Nervión, incluso perdiendo 2-6 contra el R.Madrid, lo de hoy ha rayado el esperpento y el ridículo. Desde que hicieron públicas su discrepancia con del Nido he preferido no opinar. Decidieron no animar y tampoco opiné, pero desde luego, para hacer el ridículo con una verdadera pataleta infantil, algunas veces es mejor estar callados. 

Buenas noches y viva el Sevilla FC, por encima de cualquier nombre.